Estoy de vuelta. Tras unos meses de cambios y desafíos el covid ha revolucionado nuestra forma de estar y de relacionarnos. Ahora que el teletrabajo es el nexo común y que la compra física se ha reducido, el ecommerce está en un momento álgido y de hecho los ingresos provenientes del e-commerce incrementaron en un 67% en España según un reciente informe de Salesforce.

La forma de consumo se está transformando y  las tiendas físicas necesitan una nueva estrategia de futuro. Si eres una de esas tiendas pequeñas que hasta ahora sólo vendía cara a cara, seguro que se te ha pasado por la cabeza vender tu producto en internet en esta era postcovid. La opción más común es montar una tienda online pero si careces de recursos, tiempo o infraestructura para implantar un ecommerce, existen otras formas de vender tus productos online válidas y con buenos resultados. ¿Cuáles son? Te las cuento:

  • Marketplaces. Se trata de una tienda online que reúne a vendedores diferentes y en la que podrás colocar tus productos fácilmente. Te registras, subes tu producto y listo. Es la forma más sencilla de vender online pero tiene algunas desventajas; no controlas todo el proceso de venta de tu producto ni la imagen del mismo, el marketplace se llevará un porcentaje de las ventas y perderás tráfico hacia tu web. Sin embargo es una forma rápida de comenzar a vender porque suelen ser plataformas con cierta credibilidad y las primeras ventas llegarán antes que en tu propia tienda online. ¿Quién no conoce marketplaces tan populares como Amazon, ebay o Zalando?
  • Redes sociales. Cada día son millones de usuarios los que consultan las redes sociales por lo tanto no parece mala idea que tu producto aparezca en ellas y sobre todo que se puede comprar a golpe de clic sin salir de Facebook, de Instagram o del omnipresente whatsapp. El 59% de los españoles afirma que busca información en redes sociales antes de realizar sus compras según el último informe de IAB. Vender en redes sociales o el famoso “social selling” es un recurso valioso. Si tienes una página de marca en Facebook, es sencillo añadirle una pestaña de tienda y subir tus productos con fotos y descripciones. Puedes usar un método de paypal para el pago y comunicarte por fb messenger con tus posibles clientes. En el caso de Instagram has de crear una publicación promocionada con Instagram ads para poder incluir en ella un enlace clicable al lugar donde desees vender tu producto o servicio. Con otras aplicaciones como linktree podrás redirigir tus post aunque no estén promocionados a la web donde muestras o vendes tu producto. Si no tienes ecommerce, puedes especificar que atiendes pedidos por mensaje directo. Si lo tienes, la opción mejor para vender en Instagram es Instagram shopping que te permite etiquetar productos de tu catálogo en las fotos de tu feed y que el comprador haga clic y vaya directamente a la información del producto y a su compra. En cuanto a whatsapp, España es el cuarto país del mundo en usar este tipo de tecnología y por tanto usar whatsapp business como canal de venta puede dar buenos resultados siempre que adaptas el mensaje, no seas intrusivo y resuelvas las dudas y consultas de los usuarios.
  • Email marketing. El mail sigue siendo una poderosa herramienta de comunicación directa y de venta efectiva. Si tienes una buena base de datos no pierdas la oportunidad de comunicar tus ofertas, novedades, realizar algún sorteo de producto o invitar a los usuarios a conocer tu tienda física, si la tienes. Puedes realizar un embudo de ventas y en el paso final invitarles a contactar contigo y a comprarte directamente o a una reunión virtual en el caso de que vendas servicios de asesoramiento.
  • Páginas de ventas. Son páginas creadas exclusivamente para vender un producto o servicio. En ella vas a mostrar de forma concisa y clara qué vendes, sus características y beneficios para tus posibles compradores. Debes trabajar mucho el copy de estas páginas así como la usabilidad, la imagen y el vídeo, si lo usas. Cuenta una historia emotiva, destaca beneficios y soluciones que el producto o servicio aporta y usa testimonios de clientes que ya te han comprado para dar credibilidad.

Ten en cuenta que, tengas o no una tienda online, lo importante, siempre que vendas algo, es facilitar la experiencia del cliente, hacer un buen seguimiento del pedido y darle una atención postventa para que vuelva a comprar o te recomiende. Si tienes dudas de cómo hacerlo bien, pide ayuda.