CTA (Call to action). Seguro que has oído este término de marketing en alguna ocasión. Una llamada a la acción en el entorno digital no es más que un botón o link situado en una web que busca a atraer a clientes potenciales. El objetivo es que el usuario clique en ese botón, por lo que suelen ser mensajes del tipo “compra aquí”, “consigue el descuento” , “suscríbete”, “participa”, “apúntate”. Seguro que te suenan y seguro que te saltas todas o casi todas esas órdenes cuando las ves.

Las llamadas a la acción son importantes porque crean un vínculo con el cliente para que te conozca, te vea, te compre, te valore, te deje sus datos, opine…en definitiva para que realice la acción que deseas. Por eso, es vital cuidar las llamadas a la acción y hacerlas atractivas para que el usuario haga clic. El diseño, el copywriting y la buena usabilidad pueden ayudarte a conseguir un CTA efectivo. Te explico cómo lograr llamadas a la acción que realmente motiven y llamen. En general debes tener en cuenta dos partes vitales en estas llamadas.

1. Las palabras. En una llamada a la acción te lo juegas casi todo a las palabras y a la redacción. Si quieres que el usuario clique, debes darle un buen motivo para hacerlo.

  • Resalta los beneficios de tu producto o servicio. No es lo mismo decir “compra un cepillo de dientes inigualable” que “consigue una sonrisa perfecta para enamorar a tu crush”.
  • Palabras como “descuento, promoción o gratis” siguen siendo importantes para destacarlas en tu CTA pero sin abusar.
  • Una pregunta siempre es buena idea para despertar la curiosidad del usuario. Verbos de acción y voz activa siempre son obligatorios.
  • La cifras redondas y llamadas a la acción breves son siempre un acierto, por ejemplo “descubre por qué 300 mil personas ya confían en esto”. Si las usas le dirás a tu cliente que no está solo y que otros han confiado en ti o tu producto lo que aporta credibilidad y autoridad.
  • El efecto urgencia o cuenta atrás para apremiar a una compra o a una acción también suele funcionar bien en este tipo de botones. Por ejemplo, “último día” o “te quedan 24 horas para conseguirlo”
  • El sentimiento de exclusividad y de escasez puede motivar al usuario. Por ejemplo, puedes probar con mensajes del tipo “solo para los 100 primeros que se inscriban”

2. El diseño. La llamada a la acción debe estar pensada con criterios de usabilidad. Cómo diseñes tu botón es crucial para que el potencial cliente se quede contigo.

  • El botón de llamada ha de verse siempre de un vistazo para el usuario no tenga que hacer scroll. Comprueba que el diseño web sea responsive y la CTA quede bien visible tanto en el pc como en el móvil. Analiza las zonas calientes de tu web, dónde el lector dirige su atención y coloca ahí el botón.
  • Los colores y la  forma del botón de llamada a la acción también influyen en la decisión del usuario. Cada color lleva asociado una sensación así que debes tener claro lo que quieres transmitir. Los botones de CTA pueden ser cuadrados, redondos, rectangulares, triangulares e incluso pueden ser iconos de formas diferentes. Elegir el más adecuado depende de la estética de tu web y de tu identidad corporativa.
  • Existen elementos visuales para reforzar la llamada a la acción como por ejemplo las flechas que pueden indicar mejor al usuario dónde hacer clic. El botón puede ser estático pero también animado.
  • Puedes incluir más de una llamada a la acción pero ten cuidado con no saturar. El usuario no quiere que le obligues a trabajar mucho ni a hacer muchos clics en tu web o landing. Puedes incluir alguna más si se trata de una newsletter, no solo con botones sino también con enlaces clicables.
  • En el diseño web de tu CTA puedes realizar test A/B para ir probando con opciones distintas y saber la que convierte más. Y no te olvides de medir los resultados.

¿A que no creías que un simple botón donde a menudo clicas con tu ratón, diese tanto de sí y escondiese tantas posibilidades?

Las llamadas a la acción pueden determinar el éxito de tus ventas y son una herramienta fundamental de atracción o inboud marketing. Y tú, ¿cómo las trabajas y cuidas? Si necesitas mejorar, te puedo ayudar a lograrlo.